Anclajes y Resiliencia
Gabriela Villalba Rubio

“Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivirlos dos veces”.
Marco Aurelio Maicrol.



Anclaje

Termino común entre los marinos, ya que designa el acto de anclar una nave, sujetarla con un ancla para que se mantenga firme y no se la lleve la corriente.

Anclaje emocional

El anclaje consiste en asociar un estímulo, que puede ser visual, olfativo o cinestésico, a un estado emocional. De esta forma, cuando repetimos el estímulo se evocará el estado emocional al que asociamos dicho estimulo cuando hicimos el anclaje. En psicología este hecho se llama “respuesta condicionada” y se asocia a los estudios realizados por Ivan Pávlov, Premio Nobel de Psicología y Medicina en 1904.

Tal como habla el grupo de Planeación Neurolonguística de Barcelona, hablamos de anclaje emocional como un de técnica de Programación Neurolinguística (PNL) que ayuda a situarse emocionalmente en el lugar correcto. Es clave aprender a utilizar los anclajes con diferentes utilidades, de forma que pueda hacerse con soltura. Una de ellas es poder hacer auto anclajes de conductas, de estados y recursos que nos ayuden en situaciones que pudiesen ser limitantes.

A lo largo de nuestra vida generamos, muchas veces sin ser conscientes, múltiples anclas, aquella canción que nos recuerda el primer amor, el sabor de la comida que nos hacia nuestra abuela, el olor de la casa de la infancia, entre otros. No obstante, todos tenemos también anclas negativas, que cuando se activan producen recuerdos y emociones desagradables que nos producen miedo y pueden limitar nuestras capacidades. Para ligar el ancla al camino resiente es preciso centrarnos en las anclas positivas ya que estas refuerzan nuestra confianza y nos empoderan.

“Toda persona cuenta con los recursos necesarios” dice una de las presuposiciones de la PNL. Dentro de nosotros está aquel recuerdo, aquella experiencia que puede aportarnos los recursos que necesitamos para afrontar las situaciones que se nos presentan, el dilema está en cómo acceder a estos recursos en el momento en el que los necesitamos.

Todos podemos crear anclajes positivos, que nos permitan mantener estados emocionales saludables, y mantenernos firmes en el camino resiliente, para ello y complementando la propuesta del Psicólogo Bernardo Peña Herrera, podemos seguir los siguientes pasos.

  1. Identificar
    Identificar el estado de ánimo en el que nos encontramos, ya que como lo hemos hablado en publicaciones anteriores, el hecho de reconocer nuestra situación emocional y hacernos conscientes de nuestra vulnerabilidad es un paso crucial, para abrir la puerta y definir a dónde queremos llegar.

  2. Recordar con gratitud
    Recordar un momento particular de la vida, en el que nos hemos sentido en la forma que deseamos estar y recordar el pasado, evocando momentos en los que hayamos experimentado el estado que necesitamos y elegir entre ellos el más poderoso para nosotros. Recordar con gratitud significa regresar un poco el tiempo e identificar una situación que nos hace sentir afortunados y que ha contribuido a edificar nuestra salud emocional.

  3. Crear
    Crear el estado deseado, situándonos en el momento de nuestra vida que hemos elegido construir, como si ya estuviéramos en él, escuchando sus sonidos, percibiendo sus olores y sintiendo como estas nuevas sensaciones.

  4. Establecer
    Establecer el anclaje, visualizando una imagen que represente el estado al que queremos llegar, por ejemplo, podemos evocar situaciones de tranquilidad o serenidad, o tal vez pensando en esas personas que son referente para nosotros.

  5. Fijar
    Fijar el ancla en nuestra mente, tatuándola en el corazón y haciendo uso de ella cada vez que la necesitemos, ella nos recordará lo poderosos que somos y nos ayudará a visualizar el camino resiliente que hemos decidido recorrer.

Por último, dejo a los lectores, la siguiente invitación, preguntémonos constantemente, si esta ancla nos está acercando y mostrando el camino resiliente que queremos recorrer.

Cree en ti.
Crea tu ancla y aférrate a ella.
Cree que el en camino resiliente que ella te muestra y crea para tu vida una nueva realidad.

Adriana Rubio Llano
Creer para crear.